Dar gracias en todo

Dar gracias parece ser un asunto tan sencillo. Enseñamos a nuestros hijos a decir “gracias” cuando algo se les da o se hace por ellos. Sin embargo, en algunas ocasiones en nuestra vida, dar gracias al Señor puede ser difícil para nosotros. En esta entrada veremos el secreto de dar gracias en todas las cosas y cómo dar gracias es una asunto crucial en nuestra experiencia de Cristo.

Pablo nos exhorta a dar gracias

La Biblia habla mucho con respecto a dar gracias. La palabra “gracias” aparece de diferentes maneras numerosas veces en la Biblia. En el Nuevo Testamento, el apóstol Pablo escribió al menos 46 veces acerca de dar gracias. Indudablemente, él estaba tocando algo en particular acerca de este asunto.

En sus epístolas, Pablo nos anima a dar gracias. Pero quizás su encargo más exigente se encuentra en 1 Tesalonicenses 5:18:

“Dad gracias en todo, porque ésta es la voluntad de Dios en Cristo Jesús para con vosotros”.

“En todo”: ese es el reto. Cuando vemos nuestras bendiciones estamos agradecidos por las cosas que el Señor ha hecho por nosotros y provisto para nosotros. Así que, damos gracias con alegría, lo cual es muy fácil de hacer. Pero, nos resulta difícil darle gracias cuando al parecer no hemos recibido más bendiciones y nuestra situación no es muy positiva. Sin embargo, Pablo nos dijo que dar gracias en todo es la voluntad de Dios para nosotros. ¿Acaso Pablo hablaba en teoría o por su propia experiencia?

El secreto de Pablo

En Hechos 16:24-25 y 27:35 vemos que Pablo no tuvo una vida fácil o sin problemas. Fue náufrago, prisionero, perseguido y golpeado, y sin embargo, él estaba lleno de acción de gracias en todas sus circunstancias.

De manera que, cuando Pablo dijo “dar gracias en todo” no hablaba en teoría sino de su propia experiencia, aun en las situaciones más terribles. Su vida nos muestra que es posible dar gracias genuinamente al Señor en medio de situaciones complicadas. ¿Pero cómo lo hizo? Y, ¿cómo podemos hacerlo nosotros? ¿Cuál era el secreto de Pablo?

En Efesios 5:20, Pablo nos da el secreto de una vida llena de gracias en tres palabras:

“Dando siempre gracias por todo a nuestro Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo”.

El secreto de dar gracias a Dios no tan sólo en los buenos tiempos sino también en todo tiempo, no sólo por las cosas buenas sino también por todas las cosas, es hacerlo “en el nombre de nuestro Señor Jesucristo”.

Dos notas en la Versión Recobro nos pueden ayudar a entender lo que significa dar gracias “en el nombre de nuestro Señor Jesucristo”. La nota de pie de página 2 en el versículo anterior nos explica:

“La realidad del nombre del Señor es Su persona. Estar en Su nombre es estar en Su persona, en Él mismo. Esto implica que debemos ser uno con el Señor en darle gracias a Dios”.

Y la nota 1 de Colosenses 3:17, un versículo similar, dice:

“El nombre denota la persona. La persona del Señor es el Espíritu (2 Co. 3:17a). Obrar en el nombre del Señor es actuar en el Espíritu. Esto es vivir a Cristo”.

Poder dar gracias en todo no es un asunto relacionado con la filosofía, disciplina o con tener una manera de ser alegre. El secreto de vivir una vida que da gracias consiste en vivir a la persona que da gracias: Jesucristo quien es hoy el Espíritu en nuestro espíritu.

Jesús es la persona que da gracias

En los evangelios, hallamos ejemplos maravillosos de Jesús dando gracias. A menudo lo vemos dando gracias al Padre por la provisión básica del alimento y por escuchar Sus oraciones.

Pero los evangelios también nos muestran cómo Jesús daba gracias y alababa en las situaciones más adversas. Por ejemplo, en Mateo 11 el Señor Jesús habló de la manera en que había sido rechazado repetidamente en las ciudades que había visitado. Al ser rechazado, Jesús fue calumniado por las mismas personas que había ido a salvar. En ese momento, ¿cuál fue su respuesta? Jesús no se quejó lamentándose por la terrible situación en la que se encontraba. No. En los versículos vemos que hizo la siguiente oración:

Te enaltezco, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque escondiste estas cosas de los sabios y entendidos, y las revelaste a los niños. Sí, Padre, porque así te agrado.“

¡Cuán maravilloso es Jesús! Aquí podemos ver a Jesús enalteciendo al Padre, reconociendo Su voluntad en todas las cosas, aun cuando fue rechazado y calumniado. Él dio las gracias al Padre en todas las situaciones y por todas las cosas.

Podemos dar gracias en todo

Pablo dio las gracias en todo porque él era uno con esta persona maravillosa quien vivía en él, y quien vivió una vida que daba gracias en todas las situaciones. Y debido a que Pablo sabía que todos los creyentes tenían a Cristo en ellos se sentía confiado al exhortarnos a hacer lo mismo. Nosotros también podemos dar gracias en todo mientras somos uno con el Señor quien vive en nosotros, dando gracias en Su nombre, en Su persona.

En nosotros mismos, es probable que seamos malagradecidos, lamentemos nuestra situación y nos quejamos ante Dios y ante todos. Pero, mientras contactamos a Aquel que da gracias es decir, al Señor Jesús mismo quien vive en nuestro espíritu, somos unidos a Él de forma práctica. Estamos en Él, no en nuestra vieja persona quejumbrosa. Es así que experimentamos el hecho de que Su persona es nuestra persona y que Su vida que da gracias es nuestra vida. Vivimos y actuamos en la persona de Cristo en nuestro espíritu y disfrutamos Su vida en nosotros. Entonces, nuestras oraciones espontáneamente están llenas de alabanza y gracias a Dios por todas las cosas.

ACERCA DE BIBLES FOR AMERICA

BfA logo

Bibles for America es una organización sin fines de lucro cuya misión es regalar copias gratuitas del Nuevo Testamento Versión Recobro y libros cristianos a través de los Estados Unidos. Usted puede pedir una Biblia de estudio gratuita aquí y descargar libros cristianos gratuitos aquí.



¿Quiere crecer en su fe?

Lea nuestros libros electrónicos gratuitos que le ayudarán a crecer en su vida cristiana.

DESCÁRGUELOS AHORA