¿Qué es la consagración y por qué necesito consagrarme a Dios?

El nacimiento de un niño es un evento que nos emociona y nos hace feliz y todos sabemos que es el principio de una nueva vida. Nunca diríamos que es el final o una conclusión.

Lo mismo ocurre con nosotros los creyentes. Ser salvos y nacer de nuevo con la vida de Dios es ciertamente algo maravilloso y de gran gozo. Sin embargo, no termina aquí. Nuestra regeneración es tan sólo el comienzo de nuestro recorrido espiritual. Y de igual manera que es necesario que un bebé crezca y se desarrolle, es necesario que nosotros los cristianos avancemos paso a paso.

Después de ser regenerados, la próxima etapa en nuestro largo recorrido espiritual de toda la vida, es presentarnos u ofrecernos al Señor, lo cual es consagrarnos a Él.

¿Cuál es el significado de la palabra “consagración”?

La palabra consagración no es una palabra que se utilize con frecuencia, aun así, es posible que tengamos un concepto de lo que significa.

En la religión, la palabra consagración se usa en relación al ordenamiento oficial de una persona que está a punto de ser un predicador, sacerdote o misionero. Este uso implica que la consagración es solamente para una categoría especial de personas.

Sin embargo, la consagración revelada en el Nuevo Testamento es para todo creyente en Cristo. No es solamente para aquellos cristianos que poseen un gran conocimiento o para los que se consideran maduros. De hecho, como veremos más adelante, no podemos conocer la vida de Cristo de forma subjetiva en nuestro ser o alcanzar la madurez espiritual sin antes habernos consagrado al Señor. Esto se debe a que la consagración es la base de cada experiencia espiritual.

Así que, ¿qué significa la consagración? La consagración es entregarnos al Señor para ser “un sacrificio vivo” como dice Pablo en Romanos 12:1:

“Así que, hermanos, os exhorto por las compasiones de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro servicio racional”.

En el Antiguo Testamento, un sacrificio era algo separado para Dios y se ponía en el altar. Cuando las personas ofrecían algo a Dios, ya no le pertenecía al que lo ofrendaba. Le pertenecía a Dios para Su uso y satisfacción.

Hoy día cuando nos consagramos al Señor, llegamos a ser un sacrificio vivo. Abandonamos nuestras pretensiones y nos entregamos completamente en las manos del Señor. Anteriormente, nuestra vida era para nuestro uso y satisfacción; ahora es para Su uso y Su satisfacción.

Cuando nos presentamos delante del Señor como un sacrificio vivo, sencillamente estamos declarando: “Señor Jesús, soy para Ti. Ya no me pertenezco a mí mismo, al mundo o a cualquier otra cosa. Soy para Tu uso y Tu satisfacción”.

Ahora necesitamos preguntarnos, ¿cuán importante es que nos presentemos al Señor? ¿Realmente importa si lo hacemos o no?

Cuatro razones por las cuales debemos consagrarnos al Señor

1. Para que andemos en la senda del Señor

Antes de ser salvos, nos comportabamos según nuestra propia manera, tomábamos nuestras propias decisiones y escogíamos nuestra propia dirección. Sin embargo, después de ser salvos, Dios desea que andemos según Su senda, le sigamos y seamos guiados por Él. No obstante, si no nos entregamos a Él, ¿cómo sabemos cuál es Su senda? ¿De qué manera nos puede Él guiar? Consagrarnos a Él nos guarda en Su senda y nos salva de tomar nuestra propia senda. Podemos orar: “Señor, no quiero tomar mis propias decisiones o tomar mi propia senda. Quiero ser guardado en Tu senda. Así que Señor Jesús, me entrego a Ti”.

2. Para que crezcamos en vida

En cualquier clase de vida física, después del nacimiento viene el crecimiento. Del mismo modo, cuando Cristo entra en nuestro ser Su intención es que Su vida divina en nuestro ser crezca. No obstante, cualquier tipo de vida, aún la vida divina de Cristo en nuestro ser, necesita el ambiente apropiado y la oportunidad de crecer.

Rendirnos al Señor le provee la mejor oportunidad para que Su vida crezca en nosotros. A medida que rendimos cada parte de nuestro ser y cada aspecto de nuestras vidas a Él, le damos a Su vida la mejor oportunidad de crecer en nosotros.

Entregarnos al Señor o no, marcará una gran diferencia en nuestra experiencia de Cristo.Cuando nos abstenemos de entregarnos al Señor y no nos consagrarnos a Él, es probable que no tengamos ningún sentir de que está mal practicar ciertas cosas. Nuestra falta de consagración estorbará a la vida que está en nosotros. La vida en nuestro ser sencillamente deja de funcionar bien debido a que no tiene la oportunidad de crecer y desarrollarse.

Sin embargo, cuando nos rendimos al Señor, le proveemos la mejor oportunidad para que Su vida crezca y se desarrolle en nuestro ser. Espontáneamente podemos sentir lo que le agrada a Él y lo que no le agrada, lo que es de Dios y lo que no lo es. Esta sensación viene cuando la vida divina de Dios en nuestro ser comienza a funcionar. Nuestra consagración es la que activa esta función de vida que nos da el sentir de la vida de Dios en nosotros. Mientras seguimos y obedecemos a Dios por medio de este sentir, crecemos en la vida divina de manera verdadera y práctica.

3. Para que Dios pueda obrar en nosotros

Antes de que intentemos obrar para Dios, es necesario que Dios obre en nosotros. Aunque somos salvos, debemos admitir que todavía Dios tiene mucho por obrar en nosotros a fin de conformar nuestros pensamientos, sentimientos, decisiones y nuestra disposición interna —todo nuestro ser—a la imagen de Su Hijo.

Dios es ciertamente omnipotente, pero en Su relación con nosotros, no actúa como un dictador. Él respeta nuestra voluntad humana y no impone su obra en nosotros. Él desea y necesita nuestro consentimiento a fin de obrar libremente en nosotros. Nuestra consagración es nuestro consentimiento.

Debido a que Dios solamente obrará en nosotros si se lo permitimos, esto explica cómo una persona puede ser salva de forma genuina por años y aún así tener poco o nada de crecimiento en la vida divina y experimentar muy poco cambio en su ser. Dios esperará hasta que le permitamos forjarse en nuestro ser para Su propósito.

Así que en vez de dejar pasar el tiempo o resistir Su obrar en nosotros, podemos orarle al Señor: “Señor te doy permiso de que obres en mí. Me ofrezco a Ti voluntariamente. Señor, Te abro las puertas de mi corazón. Entra a cada parte de mi corazón y confórmame a Tu Persona amada en todo sentido”.

4. Para que disfrutemos las riquezas de la salvación de Dios

La salvación de Dios está llena de riquezas. Ciertamente, incluye ser salvos de la perdición eterna, pero la salvación de Dios abarca mucho más. Cuando fuimos salvos, Dios nos bendijo en Cristo con toda bendición espiritual. La vida divina, la humanidad perfecta y el vivir perfecto de Cristo, Su muerte efectiva, Su resurrección poderosa, Su victoria sobre Satanás, Su ascensión sobre todas las cosas: todas nos pertenecen. Sin embargo, si no nos consagramos a Él, no hay manera de que seamos introducidos al disfrute de todas estas bendiciones. En realidad, las tenemos, pero para que las podamos disfrutar es necesario que nos consagremos a Dios.

En este sentido, la consagración es como un portal o una puerta. Para entrar a un edificio, debemos primero entrar por la puerta. Si no lo hacemos, no importa cuántas cosas maravillosas nos esperen al otro lado, no las podemos disfrutar o participar de ellas. Las cosas están allí, pero nosotros permanecemos afuera. La consagración es la puerta para que entremos y disfrutemos todas las riquezas de la salvación de Dios. Cuando nos entregamos al Señor, Él nos llevará a experimentar las riquezas de estas bendiciones ricas de la salvación completa de Dios.

Podemos orar: “Señor, no solamente deseo saber acerca de Tus riquezas en cuanto a la salvación; quiero disfrutarlas. Así que, aquí estoy, me entrego completamente a Ti. Te pertenezco. Guíame por Tu Espíritu a la experiencia y disfrute de todo lo que Tú tienes para mí en Tu salvación”.

Tomar el siguiente paso

Al ser salvos hemos completado el primer paso de nuestro recorrido espiritual. ¡Le damos gracias al Señor por eso! Pero éste es solamente el comienzo. El próximo paso es consagrarnos al Señor. Cuando lo hagamos, Dios nos guardará en Su senda, creceremos en Su vida, permitiremos que Dios obre en nosotros y disfrutaremos las riquezas de Su salvación.

Sea que tengamos poco o mucho tiempo de ser salvos, cada uno de nosotros podemos entregarnos al Señor. Aún si nunca habíamos escuchado acerca de la consagración, aún así podemos presentar nuestros cuerpos al Señor hoy mismo. ¡Él está alegre y dispuesto a recibir nuestra consagración a cualquier hora!

Si quiere saber más sobre la consagración y como consagrarse a Dios, tome un momento para ver estás demás entradas:¿Cómo me consagro al Señor?, La consagración y el amor de Dios y amar a Jesús con lo mejor de nosotros.


Order a free study bible

Do you need help understanding the Bible?

Order a free study Bible that will help you to understand God’s Word.

Order now